2013-04-10 Es el Ecommerce un sector o un canal de venta

¿Es el Ecommerce un sector o un canal de venta?

Existe un gran debate en Internet sobre esta pregunta de este aspecto del Ecommerce.

Después de leer el artículo de Jordi, que podéis ver aquí, se nos ha ocurrido seguir con el debate en nuestro blog.

Desde liveCommerce queremos esclarecer qué es el Ecommerce, más allá de dar una respuesta típica. La respuesta es que el Ecommerce son las dos cosas vistas desde dos perspectivas diferentes.

El Ecommerce es una herramienta de comunicación, un canal de ventas, de comercialización, incluso de gestión, desde el punto de vista de empresas que lo utilizan como herramienta para vender por Internet. Desde este punto de vista no es un sector; es un canal de venta.

No obstante, si lo miramos desde la perspectiva de empresas dedicadas a ofrecer servicios relacionados con Ecommerce como liveCommerce, no estaríamos equivocados si lo llamamos sector. Desde este punto de vista las empresas proveedoras de estos servicios pertenecen al sector de Ecommerce.

El problema está en la disyuntiva utilizada con este término. Muchos medios de comunicación han abusado de él desde la perspectiva de empresas que venden por Internet. Medios que están ayudando a generar una falsa burbuja y entorpeciendo la visión más sensata que el mercado debería adoptar.

Como herramienta y canal el Ecommerce ofrece a las empresas una forma de llegar a un público más global. Facilita además las relaciones entre empresa y cliente. Ahorra costes de procesos. Actúa como un comercial más de la empresa. Ayuda a los comerciales a ser más efectivos, además de muchos otros beneficios.

Otra de las cosas que están propiciando que se especule tanto con este término es el desconocimiento. Montar una tienda online puede hacerlo cualquiera. Pero vender y dar calidad de servicio, no. Vender por Internet no es más que vender como se ha hecho toda la vida. Únicamente es necesario entender cómo funciona este canal. Las reglas son otras, pero el fin es el mismo de siempre.

Dentro de este cúmulo de despropósitos nos encontramos con dos grupos de personas que han ayudado y están ayudando a alimentar esta burbuja:

1º –  Emprendedores de bicoca:

Emprendedores que han visto en la venta por Internet una bicoca. Han visto en el Ecommerce el gran secreto masónico que solo ellos conocen y que sólo ellos serán capaces de llevar al éxito con el Santo Grial. ¿Y qué han hecho? Buscarse a un freelance que les monte un Prestashop (llámese seta), buscar un mayorista de cualquier producto que les valga para hacer dropshipping y vamos que nos vamos… Me levanto por la mañana con mi pijama y mi café y espero a que entren pedidos. Ya soy CEO y puedo fardar con mis amigos.

(Disculpad el tono satírico, porque reconozco que estamos exagerando un poco, pero no penséis que nuestro planteamiento dista mucho de la realidad.)

Además como ya es CEO, los amigos de toda la vida, le comienzan a llamar Gurú. Y uno de ellos se suma al carro porque su amigo Gurú le monta la tienda, y ya son dos. Y esto va creciendo…

Así que tenemos nuestro dominguero, con el pijama, un prestashop de 700 euros y vamos que nos vamos.

2º – Cultivadores de setas

El segundo grupo, y cómo no, está formado por aquellos cultivadores de setas (o instaladores de Prestashops). Que se hacen llamar expertos en Ecommerce. Son empresas, o subempresas, o freelances que han visto en Magento o Prestashop una auténtico pastel de nata y chocolate; una dulce bicoca llena de billetes verdes al alcance de una instalación de Prestashop y 4 clics de ratón. Tremendo.

Conclusión Ecommerce:

¿Cuántos clientes hay descontentos con sus proveedores de Setas (de Ecommerce)?
¿Cuántas tiendas online se han ido al garete?

Aún y con todo esto, la venta por Internet se especializará, cada vez habrá más conocimiento en el mercado y estos dos grupos se darán cuenta que no pertenecen a este mundo y ellos mismos saldrán por la puerta de atrás, en silencio, sin que nadie les atisbe.

Es la ley de Darwin.
La ley de la naturaleza…
y del tiempo, que pone a todo el mundo en su sitio.

La pregunta para nosotros es:
¿De cuánto tiempo estamos hablando?
¿Tú lo sabes?

Sigue leyendo